jueves, 8 de septiembre de 2016

EL LIBRO DE LAS LETRAS PERDIDAS

Su particular libro de avances
En su última aventura, mi hija Anna se enfrentó a un duende malvado que robaba las letras de los objetos y se las llevaba a su guarida, en una mina abandonada más allá de las montañas blancas. Después de un tiempo viajando por los bosques y cruzando las montañas a lomo de un elefante, el PJ de mi hija sufrió un percance en forma de tormenta de nieve que la dejo sin montura, por suerte su destino no estaba lejos y llego a la guarida del duende malvado. Después de explorar el primer nivel y encontrar un pequeño tesoro de 10 monedas de oro - momento para contar del 1 al 10 - se transformó en un pájaro, bajo por el agujero del montacargas y voló por los oscuros pasillos de la mina hasta encontrar una habitación llena de runas con un libro mágico que flotaba en mitad de la habitación. Allí lo dejamos y hoy volvimos a la carga. 

En la anterior sesión continué con el tema de las vocales para refrescar su aprendizaje de P4, teniendo en cuenta que el próximo lunes regresan al colegio (yo también lo hago). En esta ocasión tenía una idea en mente... Crear un libro, el "Libro de las letras perdidas" donde ella podría guardar todas las palabras que descubra durante el juego, hasta que las consiga salvarlas y poder liberarlas de nuevo al mundo.

Para ello debía poder crear mis propias fichas y poder personalizarlas. No quiero extenderme en un tutorial describiendo como hago las fichas, es muy simple y no tiene ningún secreto. Usad el word y pegad las imágenes que necesitéis para la actividad en cuestión. Eso sí, hay un problema con el tipo de fuente ya que word no tiene predeterminada ninguna fuente tipo escolar y aunque no es muy difícil encontrarlas por la red os lo pondré fácil con este enlace de descarga: Fuentes escolares


El archivo contiene distintas fuentes de letra, incluyendo la típica pauta escolar para que aprendan a realizar el trazo.


Ahora podréis crear infinidad de fichas con las que trabajar las letras y palabras. 

Por mi parte, tengo pensado que el duende aparezca más a menudo, especialmente cuando detecte que Anna tiene problemas con alguna palabra y pueda crear una aventura en la que su maga Ariana acuda al rescate de la palabra y la ponga a salvo en su recién descubierto libro de "Las letras perdidas".

Contadores de colores
Hoy, entre otras cosas, también aproveche para introducir el orden de los números, cuando le pedía una tirada de dados y el número que debía salir en su dado (le encanta lanzar los dados). Para una niña de cuatro años no es nada fácil y después de unas cuantas repeticiones respondió correctamente. Mi consejo es que no uséis dados como contadores... se lían con los números, ya que no lo ven como un objeto si hay un número en él. El caso es que le dejaba dos dados para que los contará y ella me decía los números del dado... debo comprar contadores para que no vuelva a ocurrir.

Y eso es todo. espero que las fuentes sean de utilidad y podáis usarlas para crear fichas y ejercicios para vuestras partidas educativas con vuestros hijos.