jueves, 6 de octubre de 2016

CONSTRUYENDO UNA HISTORIA DESDE GOOGLE+

El 24 de setiembre escribí en una entrada de Google+ de +Apache Raine en la que compartía unas imágenes muy sugerentes y surgió la idea de alternar las entradas para crear una historia. Poco a poco la criatura fue cogiendo forma hasta ser algo más que una semilla de aventura y convertirse en una historia de transfondo digna de ser adaptada a una partida y eso es lo que he hecho. Ya tengo material suficiente como para empezar una sesión para tres jugadores y para ponerlos en antecedentes, compartiré en esta entrada el texto que fuimos creando poco a poco.

La sinergia creada en el intercambio de mensajes fue muy buena y lo cierto es que resulta una buena forma de crear argumentos al alternarse el turno y aportar cada participante una visión fresca de la historia, finalmente se crea un diálogo creativo y surgen cosas como esta:


"Una serie de desapariciones han movilizado a la opinión publica. Las cámaras de tráfico han capturado imágenes de lo que parece ser un payaso en la zona secuestrándolas. Un agente del FBI descubre un archivo desclasificado del gobierno en que se menciona el Proyecto: Clown.

En una noticia irrelevante aparecida en el periódico del domingo, hay una foto que ha pasado inadvertida para la mayoría de la gente menos para Bob kirsch, en la foto se puede ver de forma muy, muy difuminada, la imagen de una boca de alcantarilla y dentro de esta parece que se aprecia un rostro en el que se ve una desesperación extrema.

Cuando contacta con un amigo suyo en el FBI, el agente Steve Hodgins, para que intente usar un programa de identificación facial. Descubren aterrados que coincide en un 85% con las facciones de Sheryl Stone, una niña desaparecida 12 años atrás.
Bob usa sus contactos como periodista para indagar sobre el caso y todo son callejones sin salida, excepto que la joven Sherly fue vista por última vez cruzando el antiguo recinto de la base militar abandonada, justo donde ahora se encuentra la urbanización Cresta Verde, construida pocos meses después de la desaparición cuando el ejército cedió los terrenos al ayuntamiento de Cresta Verde.
Para Steve ya no es una coincidencia, allí ocurre algo grave y no duda en reunirse con su buen amigo Bob.

El camarero llena por tercera vez el vaso de café de Sarah Youngerman aunque ésta ni se da cuenta, ya que desde hace mas media de hora no puede parar de mirar a los dos hombres que se encuentran enfrascados en lo que es sin duda una interesantísima conversación. Tampoco puede parar de preguntarse sobre el contenido del periódico que tienen desplegado. Es su primer día en Cresta Verde. Después de su ruptura con lo que ella consideraba el hombre de su vida, no pudo aguantar más en su ciudad natal, así que vendió la mayoría de sus pertenencias, quedándose con lo esencial, lo metió todo en una furgoneta y decidió buscarse una nueva vida. Entre las pocas cosas que conserva, se encuentra el maletín que heredó de su abuelo, maletín que no había abierto nunca hasta hace dos días y del que todavía no ha leído los viejos diarios. Siempre ha recordado con simpatía el terror de su abuelo a los circos y la graciosa historia de fantasmas que le había contado alguna vez. Era curioso como un hombre que había vivido los horrores de la guerra como mecánico en la base de Saipán le tuviera miedo a una historieta infantil. Pero no era el único. Todos los soldados de la antigua base Cresta Verde sudaban con el Payaso que había muerto carbonizado por una bomba incendiaria en alguna base del pacífico, mientras intentaba hacer reír a los exhaustos soldados. Y que al parecer no quedó muy contento con morir de esa manera, así que acompañó al pelotón a su regreso a U.S.A. y se dedicó a martirizar a toda una base durante años. Vaya historia, piensa Sarah. ¿Quién puede tenerle miedo a un payaso? Bueno al menos ha tenido una utilidad la historieta, no sabía por donde empezar su viaje y así que decidió empezar por el lugar que su abuelo evitó toda su vida una vez que dejó de ser militar.

Mientras tanto, no muy lejos de allí. Una figura quemada mira un muro lleno de fotografías. Hay decenas de ellas, algunas se remontan a los años 50, hombres, mujeres, niños y niñas. Todas las fotos tienen algo en común, son desapariciones, excepto la última. Es una noticia de hace un año, del periódico local el Cresta Tribune, firmada por el reportero Bob Kirsch en la que entrevista a Sarah Youngerman, la ayudante del fiscal más joven de Manhattan. Es una entrevista que en el fondo trata sobre su abuelo y los recuerdos que tiene de él, un antiguo veterano de la segunda guerra mundial que falleció unos días atrás, dejándola como única beneficiaria de su pequeña fortuna.
La misteriosa figura emite un pequeño quejido gutural, mientras gira su rostro quemado hacia un tocador en el que podemos ver un equipo de maquillaje antiguo, una peluca de distintos colores y una nariz de... payaso.

En el diario se puede ver lo que parece ser un pequeño plano, no está completo, ya que hay partes en blanco, pero el plano cubre varios pasillos y lo que parecen ser varias habitaciones. Lo que no le queda muy claro a Sarah es la leyenda que hay escrita justamente debajo del plano, hay una serie de nombres, cada una con un número delante el cual corresponde a cada habitación. Pero. ¿A qué corresponde ese plano? ¿Por qué su abuelo utilizó metáforas tales como habitación da las almas perdidas o túnel de la negrura infinita?


Esos nombres le resultan totalmente desconocidos, no significan nada para ella, pero ojeando más detalladamente el plano de ese extraño complejo, descubre unos números.
Entonces un recuerdo inunda su mente y la transporta a su niñez, cuando jugaba con su abuelo a la "búsqueda del tesoro" y aprendió a leer mapas y su coordenadas. ¡Claro! Eran coordenadas y revelaban la localización del complejo, pero ¿qué encontraría en él?"

Hasta aquí llego la historia y creo que es un buen punto de partida para que los jugadores empiecen el módulo. ¿Vosotros qué opináis? 

Los Pjs disponibles serían:

Sarah Youngerman, antigua policía de New York y abogada criminalista.
Bob Kirsch periodista del Cresta Times.
Steve Hodgins, agente del FBI.