domingo, 2 de octubre de 2016

JORNADAS DE ROL DE REUS

Un año más y ya van 23, el club de rol de Reus o más conocidos como +Rolreus AJJRR.

Este año las jornadas se centraron en el western y los juegos de estrategia ocuparon un lugar preferente en todas las mesa. 

SÁBADO
El sábado tuvimos un día soleado y en algunos momentos parecía que estuviéramos en mitad de "Death Valley". Creo que fue uno de los días que he bebido más agua en mi vida, por la noche me pareció ver un brote verde que salía detrás de mi oreja...

El lugar como siempre es acogedor, pudimos saludar a nuestros amigos de +Drakkar Llibreria y comprobar que estaban bien, descartando el tema del supuesto atraco al llegar a Reus.

Evidentemente fue una confusión de su "Community Manager" y ya tuvimos nuestro momento de risas, así como mis tuits de respuesta. 

La mañana transcurrió tranquila respecto al tema de partidas roleras y continuo durante la tarde, pero no pasa nada. Mi hija disfruto de lo lindo jugando con unas consolas retro, todavía me rió con la PolyStation y conociendo otros niños que acudían a las jornadas con sus padres, antiguos roleros y gamers que miraban con nostalgia los puestos de venda.

En ese aspecto el día fue muy fructífero y pude vender muchas cosas de mi antiguo negocio, cd's de música por 1€ (Rammstein, Hammerfall y otros) Pude vender películas y hasta una PS2 con su ProEvolution 2003. Lo que vendo va directamente a la cuenta de mi hija de cinco años, visto como esta el panorama mejor que tenga unos ahorros para poder pagarse los estudios cuando sea mayor.
Después de vender y resistir el sol, llego la hora de comer unas buenas pizzas de Dominos y continuar con la tarde. Más torneos, más juegos de mesa y sobretodo más gente que visitaba el lugar. Las jornadas se celebran en un recinto descubierto y muy chulo, es una plaza con escenario donde se realizan varias actividades durante el verano y que la gente del club de rol de Reus lleva usando desde que tengo memoria rolera. 

Una de las cosas buenas de las jornadas es el reencuentro con antiguos compañeros de mesa y compartir recuerdos, ver que tienen hijos y zasca! meter en la conversación spam de Magissa. No puedo evitarlo, disfruto mucho jugando con mi hija y el juego es perfecto para hacerlo mientras se terminan las tareas del colegio. Evidentemente que se puede hacer con cualquier otro, pero el factor visual del juego engancha a mi hija y sabe que juega a Magissa, eso es importante porque identifica el libro y lo relaciona con diversión y aprendizaje. El sábado no jugamos, principalmente porque no me lleve el juego, ya que tenía pensado dirigir una demo de Roliátrico y otra de la "Justicia Vigila", pero sin jugadores es algo complicado. 

Finalmente llego la hora de recoger las cosa, la peque lloro mucho, no quería irse de ese lugar lleno de juegos y fantasía. Pero le prometí que a la mañana siguiente regresaríamos y así lo hicimos,



DOMINGO
¡Lluvia! Mucha lluvia, casi llegamos antes en barco que en coche, pero lo hicimos y esta vez no me lleve nada para vender, quería jugar y.... no pude. No había nadie para hacerlo, todos estaban en el torneo de warhammer, de Infinity o el que sea... No es que no me gusten los wargames... el tema de figuras... mejor lo dejo. 

Como llovía mucho y no había gente nos dedicamos a jugar con unas consolas y cuando finalmente saló el sol, aprovechamos para jugar a Magissa y retirarnos para comer.

No me extenderé mucho con el tema, continuamos con la aventura en que recuperaba a su poni de un armario malvado que había perdido varias de sus letras y continuamos desde ese punto. Después de cabalgar a lomos de su montura, encontró las huellas de un elefante que se alejaban por el camino nevado que llevaba a las montañas. Se sorprendió cuando le describí las huellas de elefante pero entonces recordó que su anterior personaje había realizado ese recorrido con un elefante y por lo tanto las huellas eran suyas, así que decidió seguir adelante para encontrarse con su amiga la maga Ariana y ayudarla si fuera necesario.

Le describí la ascensión y el frío que aumentaba a medida que subía la montaña, hasta que encontró un pueblo abandonado (la mina de Görhund). Pero su amiga, la maga Ariana, había protegido el acceso a la mina para evitar que huyeran las letras o entraran ladrones y con esa escusa pude introducir los ejercicios. Cada nueva puerta estaba protegida por un conjuro cuya desactivación se realizaba mediante una adivinanza, fueron cuatro ejercicios de vocalización y de escritura.

Durante el tiempo que estuvimos jugando, alrededor de una hora y media, acercaron un par de padres con sus hijos para ver como jugábamos y me desconcentraron a la peque. Parece ser que es de esas jugadoras que se molestan cuando alguien las mira cuando juegan. Pero eso es otro tema.

Cerramos nuestra participación con ese "cara a cara" y nos fuimos a comer con la promesa de volver a otras jornadas y poder disfrutar de la gente y de los juegos de rol

GALERÍA DE FOTOS

Mi puesto de frikadas



Modelismo de papel








Mi proveedor habitual +Drakkar Llibreria 



Mis dados y su dulce

anochece en el Far West


PolyStation

Coloreando las letras perdidas