miércoles, 28 de diciembre de 2016

UN MUNDO SIN HUMANOS - PARTE 2 - ETERN ESTIU

El "Mar de hojas" cubrió el mundo con su verde manto.


Extracto de "Etern Estiu"

"El mar de hojas, es el nombre con el que la gente a bautizado el vasto bosque que ahora cubre la Tierra. Hasta donde alcanza la vista, el bosque lo cubre todo: prados, campos, carreteras, villas, pueblos y ciudades. Algunos vagabundos dicen que han visto montañas que no están cubiertas por árboles y se puede ver la roca desnuda, pero nadie sabe si es verdad. El verde dosel cubre el mundo y si eres capaz de trepar hasta lo más alto, podrás ver un mar verde que se extiende por todo el horizonte. 
El mar esta compuesto por todo tipo de árboles, pero mayoritariamente son nativos de la zona. El omnipresente zumbido de "la llamada" impregna todo el bosque, como una cancioncilla persistente arraigada en el fondo de la mente, creciendo o reduciéndose a través del bosque."


6 meses después de los humanos
Las formas de vida silvestre más grandes, que normalmente no se ve en las ciudades como coyotes y osos comienzan a habitar las zonas suburbanas. Comienzan a pastorear en los barrios. Las ratas y ratones han consumido los suministros de comida y las zonas urbanas están abandonadas. Sólo quedan algunos reductos de civilización en las grandes ciudades, pero están atrapados por el efecto de la "Llamada" y no pueden salir de su comunidad o perderán el juicio en las entrañas del bosque. Los vagabundos son indispensables para comunicarse con las otras zonas donde la humanidad se esconde de la naturaleza.
1 año después de los humanos
Los supervivientes deben batallar contra la vegetación que empieza a brotar en las grietas de las calles, aceras, o cualquier otra cosa hecha por el hombre. Las ventanas de los edificios empiezan a caerse y comienzan a cubrirse de verde. 
Las presas que contienen miles de millones de litros empiezan a ceder cuando se colapsen sus sistemas y la vegetación debilite su estructura, liberando un torrente de agua que arrasará todo lo que se encuentre a su paso, creando nuevas zonas pantanosas. 
video
Las estaciones
El aspecto del mar de hojas también se ve afectado por el clima. Las estaciones parecen más intensas, como si los colores, los olores y la apariencia del paisaje cambiante se magnificará o intensificará. Hay quien dice que es la "llamada", haciendo uso de su sutil magia. Otros dicen que el ciclo de las estaciones ya no es el mismo. En cualquier caso, las estaciones no se pueden ignorar.
Primavera 
Todo el bosque vibra, crece de forma incesante. Los colores se intensifican, las flores estallan de sus brotes hinchados y el verde de los árboles adquieren una tonalidad que quita el aliento. El ruido de los insectos llena el bosque con un zumbido ensordecedor y se pueden sentir las criaturas del bosque por todas partes, como vigilan a los intrusos desde el sotobosque y desde las copas de los árboles.
Las noches son oscuras bajo el manto del mar de hojas, las luciérnagas sobrevuelan su interior y ahogan la débil luz de las estrellas y de la Luna que podrían dar algo más de vida a la profundidad boscosa. Pero el mar de hojas es el dueño del mundo y él decide quién entra en su interior, así la oscuridad es un reflejo del fin de la era de los hombres.
Verano
Es una estación calurosa, que alterna el bochorno con días de viento seco y arenoso, pese a la cobertura de los árboles. De vez en cuando puede estallar un incendio, pero el mismo bosque lo sofoca antes de que se extienda.
En esta estación es cuando hay más actividad animal y los hombres salvajes salen de sus refugios buscando presas en el interior de los bosques o en las comunidades aisladas. 
Otoño
De nuevo hay un cambio en la coloración de los árboles, cuando el mar se transforma de verde a marrón y rojo, las hojas se los árboles caen y cubren el suelo en descomposición. Un torrente de vida que se alimenta de la muerte, insectos que se comen los frutos de los árboles, ardillas almacenando alimento para lo que viene. Durante esta estación, hay como una tregua y los vagabundos que cruzan el mar de hojas sienten como la llamada es distinta y como los habitantes del bosque se prepararan para los fríos meses de invierno. 
Invierno
La nieve cae con fuerza, cubriendo por igual las ramas de los árboles y el suelo con una cubierta blanquecina que daña la vista cuando los rayos de sol consiguen penetrar el denso dosel del bosque y se reflejan en ella. La comida es escasa en esta época del año y eso despierta el hambre de las criaturas del bosque que no han podido acaparar comida. Por eso las comunidades humanas mantienen una vigilancia constante de sus muros, pues al otro lado no hay nada esperanzador. 
Moverse por el mar de hojas en invierno es peligroso, ya que la densidad de la nieve combinada con los vientos que la levantan, hace muy difícil la orientación en su interior. Muchos vagabundos han fallecido presas del frío o de algo mucho peor. En los meses de invierno, la llamada es muy fuerte, más insistente y absorbente para aquellos insensatos que creen poder resistirla y viajar por el inacabable mar de hojas.