viernes, 1 de diciembre de 2017

PROFESOR MATHIAS GRUNNENBERG


Nombre: Mathias Grunnenberg
Lugar de nacimiento: Imperio Alemán - Reino de Baviera. Munich. Actualmente refugiado en los Estados unidos
Año de nacimiento: 1882
Edad: 60 años
Altura: 1,75
Peso: 80 kg

HISTORIAL FAMILIAR

Mathias nació en una familia noble del Reino de Baviera. En realidad su nombre es Mathias Von Grunnenberg, Barón de Grunnenberg. Pero renunció hace mucho al apellido de su familia y se dedico al estudio, su verdadera devoción desde pequeño.

La familia Grunnenberg siempre fue una fiel aliada de la corona. Sus tierras eran muy pequeñas comparadas con las de otros Barones y siempre se posicionaron al lado del más fuerte, en este caso la familia real. Esta fórmula les funciono durante mucho tiempo y mostraron su lealtad hasta cuatro reyes, que iban sucediéndose en el trono por distintos motivos (muerte, golpe de estado, abdicación, etc). Fue una época difícil, especialmente cuando el primogénito de la familia falleció por unas fiebres y Mathias heredo todas las tierras, pero por aquel entonces tenía apenas 18 años y destacaba en los estudios de historia, arqueología y especialmente en antropología. Cuando le ordenaron que tomara su lugar que le correspondía, Mathias se negó y huyó a Munich para seguir con sus estudios. Su familia lo amenazó con quitarle el título y los beneficios que este aportaba, pero ya era tarde, Mathias sabía cual era su camino y este quedaba muy lejos de los bailes de salón y el protocolo. 

HISTORIAL CIVIL
Años después, cuando ya era considerado como una de la mentes más privilegiadas del Imperio Alemán, recibió una carta en que le notificaban la desaparición del apellido de su familia. Los problemas económicos de la familia habían obligado a fusionarse con otra familia de mayor rango que se quedo con sus tierras y blasón, a cambio de cubrir sus deudas con la corona. Sabe que el resto de su familia lo odia por ello, pero todo eso quedo atrás en el pasado cuando estalló la Primera Guerra Mundial y una vez finalizada, tuvo que dejar atrás el país y emigrar a los Estados Unidos de América, dónde encontró trabajo como profesor en la Universidad de Chicago.

Allí adquirió muchos conocimientos sobre culturas de todo tipo, las grandes bibliotecas de los Estados Unidos alimentaron su mente. Viajo por todo el mundo descubriendo varios yacimientos perdidos de civilizaciones ya olvidadas y cuando su estado físico le empezó a crear dificultades para realizar esos viajes, se dedico a la docencia y así formar las mentes del mañana. 

Pero todo eso cambio cuando entro en su vida Lorena Lockhart y despertó en él un nuevo aliento para retomar su vida aventurera, descubrir nuevos lugares y antiguas civilizaciones, recuperar valiosos artefactos olvidados y mostrarles al mundo la riqueza del pasado.