martes, 22 de julio de 2014

UNA NOCHE EN PARÍS - PARTE 16

UNA NOCHE EN PARÍS

Dejamos a los jugadores en una calle de París, rodeados de humo, llamas, gritos y sangre. Habían abatido a una mujer joven que intentaba huir del piso de Didier Deschamps y en su huida detonó un artefacto explosivo que destruyo el bloque de apartamentos, eliminando pruebas y causando graves heridas, algunas de ellas mortales, al grupo de asalto de las Fuerzas de la Ley de la Federación que iniciaban el asalto para capturarla.  

Los jugadores decidieron pasar a la ofensiva, con el resultado que narramos en la anterior entrada del blog: la mujer muerta y el todo-terreno lleno de agujeros de bala, con su conductor gravemente herido.
En esta sesión se jugó más hablando que realizando controles, por ese motivo intentaré usar un lenguaje más narrativo. Espero que sea de vuestro agrado.

Pietro Santoro uso todo lo que aprendió en su infancia de los guardaespaldas de su padre, como abrir una cerradura, como hacer un puente, todos esos recuerdos regresaron como un puñetazo directo a la barbilla y en un momento ya había abierto el vehículo y saltado al asiento del copiloto, era bueno conduciendo coches, pero las furgonetas de reparto siempre se le resistieron, quizás porque nunca las encontró suficientemente atractivas, no como su deportivo italiano.
  • ¡Vamos Emerson! Tú eres el experto en estos trastos, por el amor de Dios, no perdamos más tiempo - grito con todas sus fuerzas a su compañero que ya bajaba a toda velocidad por las escaleras, seguido de Stanislau "el ruso".
En medio de la calle, todo era caos y llamas. Los gritos de los agentes de seguridad de la Federación que habían iniciado el asalto al apartamento ya empezaban a apagarse y con ellos la vida de esos pobres desdichados. Mientras eso ocurría, la agente Dere se descolgaba del cable telefónico que había frenado su saltó y corría a toda velocidad hacia el todo-terreno para recuperar el cuerpo del terrorista, justo en el momento en que el resto de sus compañeros entraban en la furgoneta.
  • ¡Vamos, arranca maldita sea! - espetaba Emerson golpeando el salpicadero de la furgoneta y se encendía el motor con un rugido - Agarraos fuerte, esto no será un paseo.
  • Tu arranca tovarishch, yo me encargaré de subir el paquete - añade Stanislau desde el asiento trasero.
El motor emite un nuevo rugido y toma impulso rápidamente, dejando tras de si un fuerte olor a neumático quemado, que se mezclaba con el hedor de los cuerpo incinerados que dejaba detrás suyo. Esquivando los cuerpos y los cascotes que llenan la calle debido a la explosión, se sitúan al lado del todo-terreno accidentado y suben en un momento a la agente Dere y el terrorista herido, que sangra profusamente de varias heridas de bala, localizadas en el pecho, brazo y muslo derecho.
  • Señorita Dere, recuérdeme que nunca la provoque. No me gustaría terminar como este tipo - hace el gesto de una pistola imaginaria con la mano - es una verdadera pistolera - regalándole una sonrisa, Pietro Santoro vuelve la vista al frente y activa el GPS - Debemos encontrar una salida y cambiar de vehículo... llamamos demasiado la atención.
  • Señor Santoro, yo no soy quién a robado una furgoneta de reparto y con gran fortuna para nosotros vacía. Ahora deje que me concentre el la conduccióm - mira por el retrovisor - parece que nadie nos sigue... quizás tenemos suerte.
Ruta de huida enviada por el "Intermediario"
Santoro activa el GPS, que parece tener algún problema de conexión y la pantalla esta totalmente cubierta de nieve electrónica. En unos segundos, aparece el rostro de el Intermediario, dejando perplejos a los cuatro fugitivos.
  • Al parecer no pueden hacer las cosas sin llamar la atención, pero supongo que esta tarea no requiere sutileza y reclama rapidez y contundencia. - El intermediario se remueve inquieto en la silla y parece transmitir cierta irritación, incluso con la máscara puesta, su lenguaje corporal refleja cierto enojo - Bien señores, tienen poco tiempo antes de que localicen este vehículo. Desde mi terminal he interferido la señal de la alarma localizadora y eso les permitirá ganar algo de tiempo. Ahora deben buscar un refugio y creo que tengo el adecuado. Es una antigua fábrica abandonada en las afueras de París. En breves momentos recibirán la ruta en el GPS. Recuerden, la maleta es la prioridad, que nada les desvié de ese cometido. 
  • Cómo demonios sabe que...? ¡Maldita sea! - grita Santoro mientras golpea la pantalla - Este tipo no es de fiar, como demonios sabía que estábamos en este trasto huyendo del lugar...
  • Con un encogimiento de hombros Stanislau lo mira como si no fuera con él. - No té preocupepor ese desconocido. Nuestra tarea es recuperar la maleta. Y ahora mismo estamos muy lejos de alcanzar ese objetivo, nuestra única pista se mueremientras dice estas palabras, Satanislau se rasga parte de la camisa para colocarla encima de la herida más grave, que parece ser la herida del pecho y aplica toda la presión posible. - ¿Alguien tiene conocimientos médicos para salvar a este tipo? sus ojos miran directamente al desconocido y se preguntan si podrá llegar a interrogarle, sus heridas no pintan nada bien -.
  • Emerson, tu puedes hacerlo, ¿verdad? - Dere, mira al hombre abatido, mientras reflexiona sobre su asalto desmedido. Siempre a tenido problemas para controlar sus impulsos y tiende a resolver los problemas con pragmatismo, una bala del calibre 7,62 siempre es una solución efectiva y generalmente definitiva. Ahora se pregunta si no demasiado definitiva. Con el rostro visiblemente compungido y preocupado, mira fijamente al cuerpo moribundo del hombre que sostiene entre sus brazos. - ¡Vamos! No puedes morirte ahora.
  • Creo que no está en nuestras manos, agente Dere. Le sugiero que la próxima vez que use ese rifle tan mortífero, intente apuntar a las extremidades. Generalmente los prisioneros se les necesita vivos para poder interrogarles. - Las palabras de Pietro Santoro se clavan como puñales en los oídos de la agente Dere, que lo mira fijamente para cortar cualquier intento de continuar con la reprimenda.
Las calles se suceden con vertiginosa velocidad, mientras burláis el tráfico de París con profesionalidad. El trayecto hasta la fábrica abandonada es largo y tedioso, sobretodo por los quejidos del herido que hay en la parte trasera del coche. Finalmente la furgoneta abandona las grandes calles de París, sus edificios y gran densidad de tráfico, para entrar en las pequeñas y poco transitadas carreteras del extrarradio. Una señal indica que el vehículo entra en Satrouville, y el GPS con una voz femenina en un perfecto francés señala la calle principal y un giro de 90 grados a la derecha para seguir el curso del río La Seine. 
Es la única voz inteligible que a hablado durante el trayecto, excepto los quejidos de dolor del terrorista, todos habéis mantenido un silencio sepulcral, cavilando sobre los acontecimientos, evaluando las acciones realizadas y estudiando los nuevos cursos de acción.
Finalmente alcanzáis vuestro destino, una carretera diminuta que sigue el curso del río La Seine y que apenas permite el paso para otro coche os lleva hasta la fábrica abandonada.
La fabrica lleva abandonada décadas y tiene todo el aspecto de un lugar post-apocalíptico digno de ser un escenario de una reposición de Mad Max y empezáis a dudar de la seguridad del edificio, cuando al entrar con la furgoneta, empiezan a escuchar los quejidos de la estructura debido al peso del vehículo.
Con rapidez y eficiencia militar, la agente Dere y Emerson sacan de la furgoneta al hombre herido y lo tumban al suelo.
  • Las heridas son graves, necesito toda la ayuda posible - dice la agente Emerson, mientras le mira las pupilas y comprueba el pulso - Es un hombre muy fuerte, quizás podamos salvarlo, pero deberemos tener cuidado durante el interrogatorio.
Mientras la agente Emerson evalúa las heridas del terrorista, Pietro Santoro regresa de la furgoneta con un botiquín. 
  • Es todo lo que queda del piso franco de Neo Kowloon. ¿Será suficiente? - su tono esta teñido de preocupación.
  • Creo que podré hacerlo, pero no vendría mal algo de ayuda - mientras dice estás palabras mira a su compañera - ¿No estudiaste algo de medicina?
  • ¡Mi especialidad son los virus! no las personas... no se por donde empezar y apenas tenemos equipo, tu eres el experto en coser las heridas y taponar orificios de bala.
  • Vamos gente - la voz de Stanislau es firme y cortante - no podemos perder el tiempo, es necesario reanimar a este hombre y obtener de él cualquier información posible.
  • Entonces no hay tiempo que perder. Satanislau, consigue algo de agua para limpiar la herida y unos alicates, intentaré sacar la bala. Desinfectaré la herida, un vendaje compresor y algo de adrenalina para que reaccione. Eso bastará para que regrese durante unos minutos, pero no esperéis grandes milagros durante el interrogatorio.
Stanislau sale corriendo en dirección a la furgoneta, esperando encontrar los alicates entre los utensilios del coche y quizás con suerte, incluso algo de agua.

Nota: Ferran realiza un control de Fortuna y obtiene un resultado de 27, un efecto de 23 para un Rango Bueno. Entre las herramientas hay unos alicates bastante nuevos y una botella de agua medio llena, seguramente propiedad del repartidor que la usaba para hidratarse durante el trabajo.
  • Cuando te diga, aparta el trozo de la camisa de nuestro camarada ruso y yo empezaré a realizar las curas. - La agente Dere, mira a su compañero con decisión y realizan la maniobra eficientemente. En pocos minutos, el hombre ya esta vendado y Emerson sostiene la bala con el alicate.
Nota: La herida es grave, es necesario superar un Rango de Efecto 6. Anna es consciente de que su Habilidad de Primeros Auxilios no es suficiente, tiene una Puntuación de 50 y debería obtener un crítico (tirada de 05 o menos). Por ese motivo antes de realizar la tirada de dados, me indica que usará dos Puntos de Heroísmo para aumentar el RdE obtenido en el control. Lanza los dados y puedo ver en la cara del resto de jugadores la tensión. Los dados rebotan en la mesa en un momento eterno y... un 13! Eso genera un efecto de 37 un Rango 4 no sería suficiente pero Anna anuncio que gastaba 2 PdH para aumentar el Rango, gracias a ello alcanza el Rango 6 (4+2=6) y puede estabilizar al sujeto.
  • Parece que esta bala finalmente no llevaba su nombre - se levanta, limpiándose la sangre con el resto del agua restante y mira fijamente a Satanislau - Recordad, este hombre a sufrido graves heridas. Descartaría cualquier acción de interrogatorio física, deberíamos elegir correctamente las preguntas. Puede desmayarse en cualquier momento.
Entre los escombros del edificio, encuentran una vieja silla, tan deteriorada como la estructura del edificio y la usan para sentar al sujeto. Stanislau saca de sus bolsillos unas bridas de plástico con las que sujeta los pies y manos del terrorista en la estructura metálica de la silla y le da unos golpecitos en la cara para que despierte.
  • ¡Eh! despierta bella durmiente. Es hora de hablar. - El desconocido abre los ojos entre gestos de dolor y sufrimiento, las primeras lágrimas afloran en sus ojos, cuando dice:
  • ¡Bastardos! ¡Habéis matado a mi hija! Juro que pagaréis por ello, aunque deba regresar del infierno mil veces, juro que pagaréis su muerte - grita con todas sus fuerzas y clava los ojos llenos de rabia y dolor en la agente Dere - Fuiste tú... sí, pude verte colgada desde ese cable como matabas a mi pequeña... tu serás la última en morir y yo veré tu muerte, cuando mis manos rompan tu cuello...
Ante esta declaración, Pietro Santroro se acerca a rebuscar en la ropa del prisionero y le quita una cartera de piel que ahora esta cubierta de sangre. Al mirar en su interior encuentra una fotografía familiar en la que aparece la joven que acribillo la agente Dere en el centro de París y el hombre que tienen enfrente, además hay otro adolescente y una mujer. El paisaje en que se realizó la foto es una típica casa del norte de Irlanda al borde de un acantilado. También hay una tarjeta con el nombre y apellido de Alexandre Lafontaine y una dirección: Montceleux de Sevran, Avenue 2 Henri Durant
  • Parece que hay alguna cosa de cierto en que esa chica era su hija - les pasa la foto al resto del grupo - además hay una tarjeta de visita, con el nombre de un tal Lafontaine. ¿Quién es ese tipo? ¿Es tu contacto con Nueva IRA? ... ¡Habla bastardo!
  • Calma Pietro - Stanislau se acerca con la foto familiar entre sus dedos de la mano derecha y se agacha delante de su prisioner - Veo que todavía tienes un hijo - lo dice con tranquilidad y pausadamente. Su mano izquierda se introduce en un bolsillo de su chaqueta y saca un rotulador, que destapa con la misma mano y va tachando el rostro del hombre y el de su hija - Creo que vas captando la idea... hemos matado a tu hija y eres nuestro prisionero. Si no hablas... bueno, encontraremos a tu preciosa esposa y mataremos a tu hijo. - Emerson, Dere y Pietro Santoro se miran entre ellos, intentando adivinar si la amenaza de Stanislau es firme o sólo una forma de intimidar al prisionero. Pero su tono de voz es frío y duro como un bloque de hielo y no deja dudas de que llevará a cabo sus amenazas si no percibe algo de cooperación del prisionero, que mira fijamente la foto de su familia y la fiereza de la mirada del desconocido que afirma matará a toda su familia si no colabora con él... y pierde el enfrentamiento. Cabizbajo, susurra su total colaboración a cambio de no dañar a su familia
Nota:  Durante los preparativos, los jugadores decidieron que era peligroso interrogar al sujeto, ya que un interrogatorio tiene ingredientes de presión mental y daño físico. Ante el peligro de perder al sujeto, llegaron a la conclusión de que la mejor opción era intimidarlo. El PJ de Ferran tenía una puntuación de Intimidar de 43%, gasto 2 PdH (Puntos de Heroísmo) para aumentar en +10 y lanzar sobre 53%. Como Máster se que debe superar la MPAR (Parada Mental) del sujeto para romper su voluntad y conseguir la intimidación, en el caso que nos ocupa, el terrorista tenía una MPAR de 27, dejando las posibilidades de éxito de Ferran en un 26 o menos que evidentemente él desconoce. Lanza los dados y obtiene ¡un 02! Parece que mis jugadores tienen las manos calientes con el tema críticos. El resultado de la tirada permite intimidar profundamente al prisionero que colaborara con los jugadores.

Pero todo esto lo veremos en la siguiente entrada del blog, porque por hoy esto es todo amigos.

Hasta la próxima entrada del Blog "La Justicia Vigila" y recordad que si os gusta lo que leéis, compartidlo con vuestros amigos.
Gracias de nuevo por vuestro tiempo.