martes, 3 de febrero de 2015

DIVAGANDO POR LOS PASILLOS DE GIGAMESH


En mi localidad el dos de febrero es festivo, la Candelera o más conocido cono el día en que la Virgen María fue purificada y presentó a Jesús al Templo. No me consideró un católico apostólico romano y tampoco quiero entrar en un debate religioso. El caso es que en mi ciudad, los colegios, aprovecharon para prolongar la festividad hasta el miércoles día 4 y eso afectaba a dos miembros de la familia: a mi hija de tres años y a mi. Teníamos un fin de semana extraordinariamente largo, ya que mi mujer se había pedido dos días de fiesta para poder estar todos juntos. Entonces surgió el dilema: ¿Dónde ir? Con la previsión del tiempo y la economía familiar, la respuesta surgió rápidamente. Barcelona, aunque todo catalán conoce el dicho de "Barcelona es bona si la bossa sona" en castellano no tiene la misma sonoridad, pero quiere decir que si tienes dinero suficiente todas irá bien. 
Así que nos pusimos rumbo a Barcelona, con nuestra reserva en un buen hotel (gracias a las ofertas de última hora) y planeamos el fin de semana: CosmoCaixa, Zoo, Aquarium y no podía faltar.

GIGAMESH

Ese lugar donde las leyendas cobran vida, donde los libros nunca se terminan, lugar de peregrinaje y devoción por el Papa Alejo I... bueno que pierdo el norte.
Todos sabéis que es Gigamesh y seguramente en algún momento habéis andado embelesados por sus pasillos, mirando los libros, cómics, figuras, juegos y haciendo cálculos mentales de que podíais comprar.  
Allí estaba yo, persiguiendo a mi pequeña entre los pasillos, mirando de reojo libros, juegos, cómics y calculando el dinero que podía gastareme. 
Pero como siempre me invadió la duda. 
Todos tenemos esas dudas delante de una estantería de juegos, cómics o en el que nuestra afición ocupe todos los estantes existentes en nuestro campo visual. El caso es que no sabia por cual decidirme. En mis manos tenía la caja de Steam States (estuvo muy cerca de irse conmigo), la cajad e inicio de Star Wars, Numenera, Walküre, First Contact: Xcorps... de poder ser los hubiera comprado todos, pero no está el horno para bollos y tuve que consultar con mi conciencia... si amigos, por suerte mi mujer estaba allí, buscando una nueva lectura y gracias a ella pude contener mis impulsos.
Me hubiera gustado salir con un juego nuevo debajo del brazo, pero las dudas me llegaron a freír casi todas las conexiones neuronales y sinceramente, no colecciono juegos, yo los juego y si no voy a dirigir un juego mejor no lo compro (lo siento chicos), perdí mi afán coleccionista hace algunos años y es difícil recuperar esa parte. De todas formas, los juegos nombrados, espero que pueda adquirirlos algún día de estos, en especial el First Contact y el Walküre.
Pero mi conciencia me dijo (en voz alta): 
Mejor usa ese dinero en pagar a un ilustrador para la Justicia Vigila. Llevo un rato mirando en las estanterías y no veo ningún juego que tenga una ambientación similar.
Estuve mirando y leyendo varios juegos para ver si era cierto, no puedo decir que los leyera todos, pero lo intenté. Había juegos de fantasía, retrocolones, de terror, policías con poderes mutantes, de ciencia ficción, de Héroes (la Mirada del Centinela), etc. 
Y me obligó a intentar situar mi juego o el proyecto de la Justicia Vigila.
No es un juego de héroes, los jugadores llevan personas que se mueven entre la ley y fuera de ella. En muchos casos los dilemas morales pueden causar graves problemas entre los jugadores, ya que deberán decidir que es justo y que les puede resultar más provechoso. No es de fantasía, evidentemente es contemporáneo pero no tiene ese aire cyberpunk... y es inevitable preguntarse:
¿Puede interesar a alguien? ¿Tendrá mercado? ¿El sistema gustará o se entenderá? 

Al final poco importa. 
Claro que sueño ver llegar el día en que paseando por los pasillos de Gigamesh pueda coger con orgullo un juego de rol y leer mi nombre. Pero es un sueño, como muchos otros que tengo y ya soy mayor como para creer que todos se cumplirán. 
El proyecto de La Justicia Vigila es más un acto de autodeterminación, de creer en mi juego para terminarlo y tener ese libro sin tapas, encuadernado en anillas entre mis manos y decir finalmente. 

Terminé y ahora puedo seguir adelante.

Todo empezó por petición de mis jugadores, porque querían tenerlo entre sus manos y no en un montón de hojas y como referencia en mi cabeza. Por ellos debo terminarlo, por la confianza que depositaron en mi. Espero ser digno de ella y terminar la ambientación y la revisión de las reglas, después de eso ya veremos que ocurre. Aunque el mejor premio es ver como mis amigos juegan con La Justicia Vigila y disfrutan impartiendo amor y cariño entre criminales, políticos corruptos, corporaciones sin escrúpulos y todo aquel que cree poder estar por encima de la Ley, pero no entienden que no están por encima de la Ley de los jugadores de "La Justicia Vigila" pregunta