miércoles, 28 de enero de 2015

LEYES INJUSTAS - LA REALIDAD SUPERANDO LA FICCIÓN


Leyendo el artículo no he podido evitar pensar que dentro de poco regresara la Santa Inquisición para quemar a todos los herejes del país.

Esta "Ley" es un claro ejemplo de que la realidad siempre supera a la ficción. 
Si esto sigue adelante, no solo afectará a los cómics. Películas como Taxi Driver, Lolita (cualquiera de sus adaptaciones), American Beauty, etc. No es que estén prohibidos, es que son delito.



Extracto del artículo, conclusión final:
"La pregunta que se estará haciendo el lector es qué tiene que hacer con su biblioteca de cómics. Pues bien, tal como he dicho le queda poco margen: leer, escanear, prestar, vender, o subir sus cómics a internet será delito, si aparecen dibujos de sexo protagonizado por presuntos menores. Lo único que puede evitarlo es que alguien haga entrar en razón al legislador, y corrija los excesos de la reforma, excluyendo de la criminalización el material histórico ya publicado. De lo contrario, editoriales como Planeta-DeAgostini, Glénat, Norma Editorial o La Cúpula pueden verse sometidas, el día menos pensado, a una entrada y registro policial, en busca de ejemplares de cómics de otras épocas en las que existía mayor libertad creativa."


Escribiendo la Justicia Vigila, intento crear un entorno opresor, donde la gente apenas tiene capacidad para elegir en libertad, pero lo peor es que no son conscientes de esa perdida de libertad. En los territorios de la Federación la gente vive como autómatas, ignorantes que sus vidas ya no son suyas y viven bajo un estado opresivo que bajo la  premisa que todo es válido para proteger al ciudadano. Cuando estoy escribiendo la ambientación siempre intento imaginar hasta donde puede llegar el hombre para proteger a los suyos, que es justo, que es opresión y dominación... Entonces llegan noticias como está y las leyes que aprueban en las Cortes y me preguntó porqué sigo escribiendo y no llamó a un asesor del gobierno y termine por mi la ambientación de mi juego.