lunes, 26 de enero de 2015

NO ES UNA CRISIS, ES EL SISTEMA


Sinceramente, cuando retomé el contacto con la comunidad rolera, me sorprendió ver conceptos como old school o "indi". La primera vez que escuche un juego de rol "indi" me imaginaba a un músico de Seattle dejando su garaje y escribiendo reglas... 

Si al final todos somos jugadores de rol que tenemos afinidad por distintos sistemas. Algunos tienen unos orígenes más antiguos, otros son más recientes, más o menos famosos, apoyados por una compañía o por el sudor y trabajo de sus creadores, pero simplemente son juegos de rol. 
Nunca entendí y creo que nunca entenderé la costumbre de etiquetar: tú eres del Madrid, yo del Barça, tú de izquierdas, yo apolítico, esto es mainstream y esto no... hay etiquetados despectivos, despreciables y censurables, también es cierto que los hay agradables, amistosos, loables. Pero cuando usamos estos calificativos para determinar la condición de una persona, marcamos una línea que separa al oyente y el emisor, qué dice: "Tú estás en ese lado de la línea y yo en el mío" quién dice qué es cada cosa, quién mueve los hilos para determinar que es correcto o que no. 

Hay mucha gente que se molesta cuando lo etiquetan porqué invaden su espacio, algo que es suyo y puede que no concibieran como algo etiquetable y cuando lo hacemos también excluimos a esa persona de la comunidad y uso esta palabra porqué jugadores de rol somos todos. No hace falta crear grupos, no debemos dividir y si debemos sumar. Puede que no te guste un sistema o en ese momento de tu vida como jugador busques otro tipo de reglas o funcionamiento del juego, quizás no tienes tiempo para leer reglas, puede que no te gusten las matemáticas y evitas sistemas con operaciones de ese tipo. Pero eso no determina que podamos marcar a un juego por ese hecho o que alguien a quién podamos admirar diga que es o no es rol.
Este tema ya se alarga demasiado, no es la primera vez que veo comentarios en youtube creando divisiones, intencionadamente o no. 

Estoy contento por unirme a la comunidad de nuevo, por descubrir nuevos juegos (pueden gustarme más o menos), por reencontrarme con viejos amigos y conocidos, con gente que solo conocía de nick en el foro de Superhéroes Inc, por tantas cosas que hacen de nuestra comunidad especial, pero también decepcionado por estos partidismos que no aportan nada, excepto controversias, discusiones, divisiones...
Antes no existía internet, ibas a la tienda, hojeabas juegos, leías la Dragón y te arriesgabas al comprar un juego para averiguar si se ajustaba a tú forma de dirigir o podía gustar a tus jugadores. Ahora hay demasiada información y puede que nos dejemos influenciar, que perdamos nuestra capacidad para decir que algo nos gusta, sea el sistema que sea. La mejor forma de conocer un juego es jugando y aún así el juego es la extensión del Director de Juego, he jugado con grandes directores que han convertido juegos malos en maravillas y a la inversa, grandes juegos que han convertido al DJ en un artista. 

Terminemos de una vez la generalización de términos, estos solo pueden aplicarse como gustos para uno mismo, poder decir que nos gusta un sistema u otro, no por si es old school, indi o mainstream (joder esa palabra no existía en mis años mozos), sino que nos gusta por que se adapta a nuestra forma de dirigir y con dicho sistema podemos crear fácilmente nuestras partidas y conseguir que esas cuatro o cinco personas que se sientan alrededor nuestro o delante de un monitor disfruten de una sesión de juego.

Yo se que me siento muy cómodo dirigiendo mi sistema, lo conozco y me permite dirigir fácilmente cualquier cosa, además el jugador apenas debe preocuparse de el sistema, solo lanzar 1d100 y realizar una resta entre el resultado de su tirada y su Habilidad, no necesita mucho más. También he jugado a otros juegos que me han gustado más o menos, pero era a mí a quién no le gustaba, no quiere decir que no disfrutará con la sesión, simplemente no me compraría el juego, ya que terminaría acumulando polvo y yo suelo comprar los juegos para jugarlos.

Al final solo buscamos la diversión, para que nos dividan ya tenemos a los políticos y los equipos de fútbol.