jueves, 12 de junio de 2014

ENTORNO DE JUEGO "LA JUSTICIA VIGILA" ECONOMÍA AMERICANA

La Economía Americana - Entorno de juego 
La política aislacionista iniciada en el 2004 por el Presidente Hess fue un golpe muy duro para las grandes empresas americanas con intereses en el exterior. En el transcurso de unos meses vieron como las puertas del mercado mundial se cerraban por el bloqueo económico, muchos de los consumidores boicoteaban los productos americanos presentes en el exterior como las bebidas refrescantes, tabaco, coches, industria del ocio (juegos, cine, música, etc.), como medida de protesta ante la Ley Hess y además hay que añadir la incertidumbre mundial de carácter económico social provocada por los atentados en la estación de tren de Atocha  (Madrid el 11 de marzo del 2004) y más adelante en Londres (7 de julio del 2005).
Todo esto influyó negativamente en las divisiones exteriores de las principales marcas norteamericanas y terminó en un conflicto comercial entre las sedes principales que reclamaban los beneficios a sus filiales europeas, las cuales se negaban, alegando que el bloqueo internacional les impedía realizar cualquier tipo de transferencia o transacción de cualquier tipo con empresas situadas en territorio norteamericano.
Finalmente se resolvió mediante la nacionalización de dichas empresas por parte de los gobiernos de los países donde se encontraban, así se mantuvieron los puestos de trabajo y se cambiaron los nombres de los productos para no asociarlos con las marcas originales, además de incrementar la presión sobre la política americana y su Presidente Hess.
Desgraciadamente la política económica del gobierno no se desvió de la ruta marcada por el Presidente Hess y las empresas empezaron a sufrir las consecuencias de la crisis económica mundial. Si bien es cierto que la Administración Hess incentivó a las grandes empresas que investigaban nuevas fuentes de energía, el resto de empresas dedicadas a otros campos como alimentación, turismo, ocio, telecomunicaciones, medios de comunicación (Televisión, Radio, etc.) debieron hacer frente a un nuevo campo de juego y nuevas reglas. No podían exportar sus productos fuera de sus fronteras y el mercado en número de futuros clientes había sido reducido. La solución para sobrevivir era unirse en grandes Corporaciones y crear Divisiones Departamentales de cada ámbito empresarial que tuvieran presencia en el Consejo de Administración. Esta maniobra les permitía unir fuerzas económicas y logísticas. Nacieron siete corporaciones que aglutinaban todas las grandes empresas de los Estados Unidos.
1.    Energetics Solutions formada a finales del 2007 por: Exxons, Solar Solutions, Natural Gas Company - NGC , Excelion, Energyzer y Nuclear Electric. Todas ellas ubicadas en el negocio de la energía, ya sea combustible fósil, gas, electricidad, etc.
2.   Natural Food Company fundada a mediados del 2005 por: Kelogs, McRonadl, Cola Co., King Burger, Always Open, Fast&Food. Todas ellas ubicadas en el negocio de la alimentación, cereales, bebidas, restauración, etc.
3.   Omnicorp fundada a mediados del 2005 por: Guard Systems, Darkwater, Cyber Segurity, Browning Arms and S&W, Winchester Brothers, General Dynamics, Colt’s Co., Boeing Air División. Empresas dedicadas al negocio de la seguridad privada y a la industria armamentística.  
4.      Cybertek fundada a finales del 2005 por: Soft Dynamics, Hi-Tech Solutions, Input & Output Co., ProphecyNet, Security Net. Grupos de empresas dedicadas al negocio de las últimas tecnologías como Internet, software, hardware, ciber tecnología, etc.
5.       News Entertainment Inc. fundada a mediados del 2002 por: Mayor League Sports, News Today Co., Smart TV Inc., TVUSA, Movie Studios Universal, Entertainment Co. Empresas dedicadas al negocio de los medios de comunicación, tanto informativos como de ocio.
6.     Global Motors Inc. fundada a finales del 2002 por: Auto Car Inc, Motors Unlimited, Faster & Security, Motor Hammer. Empresas dedicadas al negocio de los vehículos de motor (motos, coches, camiones, etc).
7.    Metallurgy Inc. fundada a finales del 2000 por: Todas las empresas dedicadas al sector de la metalurgia, tanto de la extracción de mineral, como de su procesado. Es la primera corporación que fue fundada en los Estados Unidos para combatir la crisis del sector metalúrgico.

Nota: Las pequeñas y medianas empresas no se vieron afectadas por el bloqueo internacional, ya que su ámbito de acción siempre había sido nacional y no exportaban fuera de las fronteras.

A finales del 2014 y después del colapso de la economía mundial acontecido en el 2008 en consecuencia Segunda Guerra del Yom Kippur, los gobiernos de las Federaciones y Confederaciones Europea, Asiática y Rusa levantaron la prohibición de comercial con Estados Unidos. No se podían permitir el lujo de cerrar mercados en un mundo en crisis.

Europa y Oriente Medio
Los ataques terroristas en Estados Unidos fueron el punto de partida de una crisis económica que golpeo fuertemente a las empresas de la industria del turismo que operaban en países como Grecia, Italia, Portugal, España y Francia. Los países centrados en una economía del sector servicios, sufrieron un severo golpe y el consumismo en la zona euro entro en una clara recesión debido a un sentimiento de incertidumbre que se intensifica con la llegada de los expatriados por la Ley Hess y por los atentados de Madrid en el 2004 y el de Londres en el 2005 perpetrados por el grupo terrorista islámico Yihad Bis Saif.
El resto de países quedaron desmarcados y sin capacidad de respuesta para afrontar el reto social que provoco la gran cantidad de personas deportadas que empezaron a llegar por barco y transporte aéreo a sus respectivos países a partir de la aprobación de la Ley Hess, el 21 de marzo de 2004.
Esas personas no tenían hogar, apenas tenían recursos y la mayoría no hablaban el idioma del país de origen. Los centros de acogida se llenaron rápidamente, en muchos países los niveles de inseguridad aumentaron (algunos de los exportados eran delincuentes cumpliendo condena en EUA y no se avisaron a las autoridades de los países de origen), hubo muchos robos con violencia, tanto en las calles como en los hogares, la policía quedo desbordada en el Reino Unido, Australia y especialmente en México que no pudo soportar el retorno de toda esas personas, la mayoría sin hogar, dinero y con la frustración por dejar atrás sus hogares, negocios y el futuro que habían empezado a forjar. Las muestras de descontento no tardaron en aparecer y la población salió a las calles para mostrar su desacuerdo con los gobiernos de la Unión Europea, fueron los movimientos conocidos como el de “Los Indignados” en España, “La Primavera Árabe” en el mundo islámico, etc.

Estás manifestaciones y movimientos de derechos civiles duraron varios años, especialmente en España, donde el movimiento social Indignados se fundó después del profundo desacuerdo entre la ciudadanía y el actual gobierno conservador del país y que aumento después del  atentado de Atocha el 11 de marzo del 2004, cuando más de 200 personas fallecieron en las explosiones causadas por varios artefactos bomba en los trenes que transportaban a varias decenas de personas procedentes del aeropuerto de Barajas que regresaban a España, después de ser expulsadas de los Estados Unidos, por la Ley Hess. También fallecieron en el atentado una gran cantidad de ciudadanos de la Comunidad de Madrid que acudían al trabajo, procedentes de las localidades satélite de la Capital del país. El país, que ya empezaba a sufrir los efectos de la crisis en el sector servicios (especialmente en la industria del turismo) y en la burbuja inmobiliaria, se sumió en un estado de profunda tristeza, que se transformó en indignación cuando el gobierno conservador del país, intento ocultar la realidad del atentado y lo atribuyo a un grupo terrorista vasco y reclamo a la ONU que aprobara la resolución 1530 en que se requería a todos los miembros de las Naciones Unidas la colaboración para luchar contra el terrorismo, especialmente contra la banda terrorista española causante del atentado. Después de esta petición formal, miembros del grupo terrorista Libertad Euskal Herria, realizaron un comunicado emitido por todas las televisiones (exceptuando la TV pública nacional) en que negaban cualquier relación con los terribles acontecimientos del 11 de marzo. Finalmente, se descubrió la verdad gracias a la prensa inglesa que publico un correo electrónico en que el grupo extremista Yihad Bis Saif se responsabilizaba del atentado de Madrid y el ataque era en respuesta a las políticas antiterroristas llevadas a cabo por España en su cruzada contra el Islam y por su política de represión en los territorios ocupados de Ceuta y Melilla.

Después de estás declaraciones se produjeron grandes manifestaciones de repulsa hacia el gobierno que mintió a la ciudadanía y se reclamó la dimisión en bloque de todo el ejecutivo. El gobierno, respondió a las manifestaciones enviando a las fuerzas policiales antidisturbios, mientras seguía afirmando la existencia de una conspiración entre bandas terroristas cuya intención era la desestabilización de los gobiernos elegidos democráticamente en occidente.
Dos semanas después, Fuerzas Especiales de la Policía Nacional, asaltaron una casa en la localidad de Leganés, donde supuestamente se encontraban los miembros restantes de la célula terrorista de Yihad Bis Saif. La operación fue un fracasó y terminó con la inmolación de todos los miembros de la célula terrorista, provocando una veintena de muertos y el derrumbe del edificio en el que se encontraban.
La indignación de la ciudadanía fue total y absoluta, cuando después de este atentado una emisora de radio emitió una cinta en que un miembro del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), afirmaba que ya hacia tiempo que se trabajaba en la hipótesi de un atentado terrorista en territorio español por parte de grupos extremistas de origen islámico y que la policía española había conseguido infiltrar a confidentes cercanos a la red terrorista. La gente empezó a preguntarse ¿Porqué no se actuó antes para evitar las muertes?

Esta pregunta que todo el mundo tenia en mente fue sin duda crucial en las elecciones generales que tuvieron lugar tres días después del atentado y que aumentaron la desconfianza de los ciudadanos hacia sus políticos.