sábado, 15 de noviembre de 2014

DESAFÍO DE LOS TREINTA DÍAS: Pregunta nº15

DESAFÍO DE LOS TREINTA DÍAS: Pregunta nº15

DESCRIBE UNA LOCALIZACIÓN QUE SEA ESPECIAL PARA TI.

No puedo responder a esta pregunta sin referirme a dos de los juegos que más me han gustado de todos los que he jugado y dirigido a lo largo de los años, como son Advanced Dungeons & Dragons y el Valle de las Sombras (en menor medida las tierras centrales) y Shadowrun con la ciudad de Seattle.

En Reinos Olvidados dirigí una campaña de tres largos años y todo empezó en el Valle de las Sombras, así como la mayor parte de las aventuras tuvieron lugar en esa zona y finalmente terminó en la región de El Vasto.
Siempre me gusto la caja de Reinos Olvidados, con todo ese territorio por explorar y la cantidad de personajes que ofrecía el juego.
La campaña se jugó en el año 9 después de la Era de los Trastornos, cuando una semideidad intento arrebatar el dominio de los muertos a Cyric, para ello necesitaba un artefacto muy poderoso, una espada que era conocida como "La Espada de los Valles" y confería el poder de controlar masas. Algo muy útil para una semideidad que necesita seguidores para aumentar sus poderes. Los jugadores consiguieron obtener la espada antes que la deidad, pero la cosa se fue complicando en cada sesión de juego y necesitaría mucho tiempo para narrar lo que sucedió. 
(Dejo un pequeño resumen de fotos de los combates en la campaña)
De Reinos Olvidados me gusta ese toque medieval con pequeñas pinceladas de renacimiento. Uno de mis PJs preferidos era una corsaria llamada Keyla Blacktide, la cual luchaba con un sable y un estilete, siempre apoyada por sus fieles pistolas (tenia cuatro listas para disparar en cualquier momento). 
También podría añadir Krynn por las campañas de la Dragonlance que son muy interesantes, especialmente las dos primeras, la tercera se puede ahorrar jugarla.
Me gustó el poder dirigir esas dos campañas y ver como los héroes de la lanza eligen caminos distintos, aunque reconozco que Krynn en esa época era mucho más light que Faerûn y solo dirigí las campañas de la Dragonlance y un par de sesiones previas en que los jugadores interpretaban a sus PJs adolescentes antes de partir en la búsqueda de 5 años que aparecen en los libros. Así conseguí que crearan lazos entre ellos y subieran de nivel... creo que les gustó mucho más el subir de nivel que los lazos de amistad de sus personajes... nada es perfecto. 

Otro de los entornos que me han gustado mucho, era la ciudad de Seattle, jugando a Shadowrun. Aunque el sistema no me gustaba, finalmente use mi sistema genérico para jugar y funciono. 
En esa época vivía en Lleida y tenía un grupo de tres jugadores que adoptaron el nombre de la "Tríada Sangrienta" porque siempre eliminaban a todos los enemigos, dejando detrás suyo ríos de sangre. Fueron grandes sesiones de juego en una ciudad con claros y oscuros, la diferencia del entorno entre el barrio corporativo y los suburbios era brutal. Poder dirigir partidas en que debían mantener la etiqueta y otras en que podían ser shadowrunners salvajes y sin remordimientos, siempre les gusto. 
El entorno de juego siempre me gusto y no es un juego fácil de dirigir, ya que uno debe tener en cuenta muchos factores, sobretodo la facilidad que tienen las corporaciones de mentir y mentir y mentir, creando capas de traiciones y falsas alianzas que compliquen la vida a los jugadores, hasta llegar al punto de que deben sentirse usados en muchos momentos por los PNJs.