martes, 18 de noviembre de 2014

EL DESAFÍO DE LOS TREINTA DÍAS: PREGUNTA Nº18, Nº19 Y Nº20

EL DESAFÍO DE LOS 
TREINTA DÍAS: PREGUNTA Nº18, Nº19, Nº20

¿Les pides deberes a tus jugadores?

Lo único que les pido es que creen un historial de su personaje. Esto lo hago especialmente con mi juego, en el que hay unas Tablas para crear historias aleatorias. Son pequeñas entradas que facilitan el trabajo a los jugadores y también a mi, ya que me permite crear partidas a partir del background de los PJs. 
Es lo único que suelo pedirles, una vez empezamos a jugar es momento de divertirse.

Solo añadir un aspecto de los deberes. Solo les pediría realizar actividades en casa, si la partida fuera de cariz educativo y los jugadores fueran adolescentes o niños. En cuyo caso, la partida giraría entorno a una temática más educativa y en ese caso se podrían dar escenas en que los jugadores deberían buscar información para resolver acertijos y seguir avanzando en la partida.

Un libro que debería tener un juego de rol

¡Esa es una pregunta trampa! No hace falta que un libro tenga un juego de rol y con eso quiero decir que cualquiera puede elegir el libro que más le guste y adaptarlo al sistema de juego con el que más cómodo se sienta.
No es necesario esperar que salga el juego ya que los jugadores de rol tienen las herramientas necesarias para crearlo y el libro ofrece los suficientes detalles del entorno de juego como para no necesitar un Vademécum o similar. 

¿Recuerdas ese momento en que se lío pardísima en una partida?¿Qué pasó?

Siempre se lía parda en una partida, no tendría espacio en diez blogs como este para describir todas las veces que se lío un pollo del tamaño de Godzilla.
Como es muy largo de escribir y de hecho ya lo hice en la entrada nº4 de Una Noche en París, prefiero dejar el enlace de la narración y de paso, la gente que desee leerlo entero, podrá ver como funciona el sistema DECENT (mi versión del d100).

ENLACE: UNA NOCHE EN PARÍS  Como los jugadores pueden montar un cristo.

Nos leemos en la próxima entrega del Desafío de los treinta días. Hasta pronto.